Su universo, la lectura, palabras en contacto

Fernand Lédger, "La Lectura" 1924

Que más que flojeras, son descalabros o desilusiones al ver que los mexicanos, en general, somos un cúmulo de hatos de bestias que no terminamos de comprender la importancia de la lectura de comprensión, de un análisis reflexivo intenso, de no hablar a lo tonto, pues. Sí, yo me incluyo.

Hace poco estuve en medio de una situación a la que no estoy acostumbrada en absoluto: ‘evidencié’ a alguien por una supuesta mala ortografía, que no era suya; y la evidenciada fui yo.

Ese fue el ejemplo más fehaciente que he tenido para darme cuenta de que, incluso quienes alardeamos a veces de usar el intelecto para enfocarlo en cosas productivas, nos damos de topes contra paredes más fuertes que el casco que llevamos puesto.

En el trabajo, en mi familia, con los amigos y en las redes sociales he visto/leído/escuchado comentarios de todo tipo, los que me enojan por la estupidez que reflejan (estilo ‘yo puedo hacerlo mejor’ pero no hacen nada); los que indignan por el abuso que conllevan (tipo ‘haré todo lo que pueda para que me corran, yo de aquí no me voy sin un peso’, como si fuera obligación del patrón ‘becar’ a los empleados que no están contentos en la chamba); los que deprimen (‘que se les quede el tsunami a los de Japón, que no venga para acá’ como si estuviéramos exentos de desastres naturales), y ‘joyitas’ así.

Muchas veces me he preguntado qué carajo hace falta para que en México haya desarrollo económico y éste sea percibido y gozado por toda la gente que habitamos en él. Y sí, muchas de las respuestas apuntan hacia disminuir ‘gobernantes ratas’, ‘invertir en empleos’, ‘mejorar la educación’… pero pareciera que ya se ha vuelto un discurso repetitivo y demagógico que no aterriza de ningún modo.

Yo le apunto a la educación, le apuesto a que si se despierta la conciencia de la gente, se reduce el número de horas frente a la televisión y se fomenta la lectura, la sociedad dejará de ser tan pobre cultural, mental, económica y espiritualmente. Por eso me dio por meterme a Twitter, por eso invité a una de mis grandes amigas a él.

Sirva este post para, además de desahogar mis miserias provocadas por las desilusiones del mundo, presentarles gustosamente a mi amiga Elizabeth, quien ganó el primer concurso y premio al Fomento a la Lectura, cuya convocatoria se lanzó en 2009.

Esta mujer es brillante, ha hecho de sus clases en el aula una aventura para sus enanos de secundaria y preparatoria, los ha preparado para ganar –a su vez- otros concursos relacionados con la lectura y escritura; además de retarlos intelectualmente para que crezcan y desarrollen esta parte del cerebro que asocia la lectura con el análisis y con la calidad.

Ella es la responsable de que yo, mujer de letras, haya desistido en mi crítica y apuntalamiento a la literatura; porque llegó un momento en el que me cuestioné, como muchos otros… ¿para qué sirve leer?, especialmente en una sociedad como la nuestra, donde la pobreza, la desigualdad, la violencia se va metiendo cada vez más rápido en las venas de las generaciones que cohabitamos. Con ella tuve mis respuestas, pues antes que docente, es lectora; antes que profesora, es aprendiz.

Tenemos talento mexicano, poco o mucho, no lo sé. Pero estoy segura que ella es pionera de lo que a la docencia se refiere, ha sido capaz de hacer que sus engendritos esperen con gusto y temor las horas compartidas (sí, temor de no estar a la altura, porque es dura –de buena manera-  y poderosa).

Esta genuina letrada mujer se llama Elizabeth Álvarez José. En la categoría que ganó dicho premio compitió contra la Universidad Veracruzana, de donde es egresada.

¡Ella es puro orgullo veracruzano!

Su cuenta de twitter: @Delfineaj77

Sus blogs: El universo en cuatro paredes (http://del-aula-elizabeth.blogspot.com/)

Con tacto de palabras… Palabras con tacto (http://contactodepalabraspalabrascontacto.blogspot.com/)

Viva la lectura, ¡vive la lectura! (http://vivalalecturavivelalectura.blogspot.com/)

 

 

Share

About the Author

Mujer, 28 años. Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas. Enfoque prioritario en lingüística, pragmática, análisis del discurso. Curiosa intelectual de apego a Tecnologías de Información y Comunicación, Educación en línea, Investigación documental, entre otras. Creyente de que el buen juez por su casa empieza y de que la educación (en todas sus áreas de aplicación: académica, familiar, cívica, etc.) es la solución para muchos de los males del mexicano y del humano, en general. TWITTER: @desde_Temis